sábado, 11 de agosto de 2012

LAS MONTAÑAS DEL CÓNDOR

El cóndor andino (Vultur gryphus) es el ave voladora más grande del planeta. Su imponente imagen ha inspirado siempre la capacidad imaginativa de los seres humanos, protagonizando historias, mitos y leyendas que van de lo sagrado a lo profano. Antes común en el cielo, riscos y valles, hoy sus poblaciones enfrentan una marcada amenaza de extinción que insiste en hacer de su presencia un melancólico recuerdo. 

Hay cóndores a lo largo de la imponente Cordillera Andina, la cadena montañosa emergida más larga del planeta. En Venezuela existen dos pequeños ramales de Los Andes conocidos como la Sierra de Perijá y la Cordillera de Mérida, al occidente del país. Por una curiosa tradición histórica, los venezolanos y venezolanas asocian a Los Andes únicamente con la Cordillera de Mérida, pero las montañas de Perijá son parte de la eco-región andina en un contexto continental. De hecho, su biodiversidad e historia geológica son cien por ciento andina. Allí se hallan los típicos frailejones andinos y otros elementos de la flora y fauna de Los Andes. 

El cóndor está presente en la vecina Sierra Nevada del Cocuy y en el Páramo de Santurbán (Colombia) y en la Sierra de Perijá, en sus vertientes venezolana y colombiana. Entonces, ¿por qué negar la presencia del cóndor en Venezuela? Los cóndores “perijaneros” interactúan con sus parientes de la vecina sierra nevada de Santa Marta en Colombia y vuelan por el territorio venezolano. En la Cordillera de Mérida, ciertamente, no hay presencia detectada de cóndores residentes, pero ocasionalmente son observados algunos individuos sobrevolando las cumbres de la Sierra Nevada y la Sierra de La Culata. Esta eventualidad fue la que inspiró durante los años 90 del siglo XX, la reintroducción fallida del cóndor andino en ambas serranías. Algunos individuos nacidos en cautiverio en zoológicos de Estados Unidos y Argentina fueron traídos al país para ser liberados por etapas, pero lamentablemente ninguno logró establecerse hasta el presente. Múltiples factores (socio-políticos, financieros, técnicos, científicos, ecológicos, etc.) intervinieron en el éxito del proyecto, dejando un saldo negativo. Tal vez, el destino de los cóndores en la Cordillera de Mérida esté más en manos de la naturaleza que de la propia gente.

Las montañas merideñas parecen ser un tanto peligrosas para el cóndor. En los campos mucha gente manifiesta una percepción negativa en torno a la imagen del ave, a pesar de ser irónicamente un ícono de la identidad merideña y de la promoción turística. Muchos campesinos aseguran que el cóndor depreda ganado y causa daños a las personas. El “buitre” como es llamado localmente, es visto como un ave rapaz cuando en realidad es un carroñero por excelencia igual que los zamuros. Es posible que en un pasado no muy lejano, la presencia del cóndor en la cordillera merideña fuera más notoria y no hubiesen tantos conflictos con la gente; esa presunción parte de ilustraciones realizadas por el eminente naturalista alemán Anton Goering, quien mostró al cóndor como parte destacada del paisaje merideño en su libro: “Venezuela, el más bello país del trópico”, publicado en Hamburgo en 1896. A esta referencia se pueden sumar algunos reportes anecdóticos históricos. De hecho, el escudo de armas que identifica al estado Mérida se enmarca en la imagen de un cóndor andino. 


Símbolo efímero o especie “extinta” en Venezuela como se promulga entre los colectivos ambientalistas, la presencia del cóndor será notable en la Cordillera de Mérida solo cada vez que algunos individuos curiosos se aventuren a volar por estas montañas procedentes de sus refugios cordilleranos en Colombia.

Me gusta la idea de pensar que el cóndor es parte del paisaje merideño en un sentido casi mágico, sin embargo, es oportuno reconocer que esta especie no está extinta en Venezuela. Perijá es el refugio mas seguro y Mérida un camino de paso…

A continuación una muestra fotográfica de los cóndores sobrevivientes del “Proyecto de Reintroducción en Venezuela”, que son mantenidos en cautiverio en el Parque Nacional Sierra de La Culata, junto a los paisajes que nunca pudieron recorrer y que algunos de sus parientes silvestres disfrutan en sus andanzas por sus territorios ancestrales. Al final, incluyo una ilustración que realicé en el tiempo cuando liberaron a los cóndores en Mérida. Haz clic sobre la imagen que desees ver más grande.
  

Disponibilidad de Imágenes 
Todas las imágenes (fotografías e ilustraciones) contenidas en esta página están disponibles para su venta en formato digital en alta resolución y en versiones impresas de alta calidad en edición limitada (previa solicitud). Se pueden adquirir los derechos de uso con fines comerciales, educativos o académicos.

Availability of Images
   
All my photos and illustrations shown in this site are available for multiple purposes, especially for publishing, so if you are interested in to get copies and use permissions, don't hesitate in to contact me (e-mail: visiontorres@gmail.com). I look forward to hearing from you soon.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS / SE PROHIBE EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTAS FOTOGRAFIAS SIN LA AUTORIZACION PREVIA Y POR ESCRITO DEL AUTOR. © Denis Alexander Torres.


Para Establecer Contacto
E-mail: visiontorres@gmail.com / torreoso@gmail.com

16 comentarios:

  1. Hermosa muestra fotografica y artística. Impornente el pico Bolivar y magestuoso el señor cóndor, me he maravillado, excelente Denis... - Vanessa Blanquiceth

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vanessa: Muchas gracias por apreciar esta pequeña muestra de la riqueza andina. Mis mejores deseos...

      Eliminar
  2. Seria bueno rescatar su verdadero nombre autóctono que es BUITRE y no Condor. Al menos en Mérida. Por otra parte Mérida si fue habitat de condor, como lo atestiguan los comentarios de Goering en el siglo XIX quien vio abundancia de estos pajaros sobre el valle del Chama. Creo que si será posible reintroducirlo, o repoblarlo, cuando tengamos un poco mas de evolución política y social. Edgard Yerena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Edgard, muchas gracias por tu oportuno comentario... Aun se ven esporádicamente los cóndores sobrevolando las montañas merideñas...

      Eliminar
  3. Denis, tu trabajo es increíble, que buenas fotografías. Definitivamente captas muy bien los contrastes del páramo y su belleza natural.
    Fue un maravilloso viaje!!!
    Andrea Pardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrea, muchísimas gracias por tu amable comentario y por apreciar estas maravillas de la naturaleza captadas mediante el ojo de mi cámara fotográfica. ¡Suerte en todo! Denis

      Eliminar
  4. Denis, recibe mi agradecimiento por compartir tan bellas fotos de los Andes Venezolanos, del pico Bolívar, de sus montañas y sin duda del Cóndor. A propósito de este último, te comento que me dio mucha tristeza ver tres cóndores presos, tras las rejas, en el parque zoológico Bararida en Barquisimeto.
    Esta denuncia la publiqué en la página Barinas.net.ve, según el siguiente link: http://www.barinas.net.ve/index.php?p=images&id=4964&titulo=Por_que_encierran_un_Rey_si_no_ha_cometido_delito_alguno
    De verdad te felicito por las fotos que reflejan la vida y los paisajes de nuestras montañas andinas.
    Desde ya agradecido por tu respuesta.
    Edwin.
    Copia y pega el link para que veas a qué me refiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edwin, gracias por tu amable mensaje y aunque hay animales encerrados en algunos parques zoológicos, en cierto modo ellos sirven de embajadores de sus pares silvestres para que mucha gente pueda tener ese vago contacto directo con la naturaleza. No obstante, siempre será más loable conservar a la fauna en condiciones naturales donde pertenecen y deben estar.... Gracias por apreciar este reportaje fotográfico y te invito a seguir revisando este blog donde habrán novedades constantemente. Suerte en todo, Denis

      Eliminar
  5. Felicitaciones a tu perseverencia Denis, es un hermoso trabajo, saludos desde Ecuador. Andrés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu amable comentarios Andrés...la perseverancia es la clave para alcanzar los buenos frutos y el éxito... Recibe un abrazo desde las montañas del cóndor en Venezuela.

      Eliminar
  6. Felicitaciones DAT .... un artículo instructivo y gratificante .... acompañado por excelentes imágenes de nuestros siempre bellos e impresionantes Andes !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HBW: Muchas gracias por su amable comentario y por apreciar este trabajo de divulgación ambiental y cultural. Mis mejores deseos.

      Eliminar
  7. Felicidades y mil felicitaciones por esas imagenes tan hermosas que cada dia me enamoran mas de MI MERIDA PRECIOSA. Dios nos bendiga como merideños que somos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grecia: Mil gracias por esa manifestación de aprecio a este trabajo que ciertamente procura enaltecer la belleza del paisaje merideño. Mis mejors deseos.

      Eliminar
  8. ¡Belleza de fotos! Gracias por compartirlas...

    ResponderEliminar