domingo, 28 de junio de 2020

DESDE LA VENTANA

La fotografía de naturaleza generalmente obliga a proyectar la mirada a esos espacios alejados de los entornos urbanos. Sin embargo, en las ciudades y pueblos convivimos con muchas criaturas que se atreven a compartir su hogar con nosotros. Muchas veces estos buenos vecinos pasan inadvertidos o no tomados en cuenta al momento de fijar nuestras miradas con propósitos fotográficos. 

Este año la humanidad tuvo que afrontar una amenaza alarmante causada por la proliferación del coronavirus Covid-19. La medida más recomendada para minimizar el riesgo de contagio ha sido el aislamiento social físico y esto nos ha obligado a permanecer en nuestros hogares sin la posibilidad abierta de visitar las áreas silvestres para practicar la fotografía.   

Pero en este mundo lleno de contrates, detrás de todo la malo siempre hay algo bueno... En muchos rincones del planeta la naturaleza se ha hecho más visible en los entornos ocupados por la gente. De alguna manera, esto ha permitido fijar la mirada en lo que siempre había estado allí, generando asombro y admiración. Poco a poco, el contacto con la naturaleza (bajo el principio del respeto) se ha vuelto un anhelo y está calando en la conciencia de la gente más sensible...

En mi caso, cada día la ventana de mi habitación se ha convertido en una suerte de televisor en 3D donde paso largos ratos contemplando un pequeño jardín que da hacia un estacionamiento... en esta aventura de descubrimiento que sirve además para meditar y reflexionar, he visto y escuchado una gran variedad de aves, siendo las más comunes las paraulatas, múltiples colíbries, los zamuros, el pico de plata, el caricare sabanero (Milvago chimachima)los azulejos de jardín, los canarios de tejado, los querre querres, los chirulíes o capa negra y las pequeñas tortolitas. Otras que están presentes, pero distantes son los alcaravanes que me despiertan cada día con su alharaca mientras sobrevuelan la ciudad de Mérida, en los Andes Venezolanos... y los loros guaros y las guacamayas enanas (Ara severa) que anuncian el atardecer y la proximidad de la noche de cada día. Así mismo, cada vez que va a llover se manifiesta un despliegue de golondrinas danzando en medio de los nubarrones... Por la noches escucho el ulular de los pequeños búhos que tienen su refugio en un viejo árbol junto al estacionamiento; y he sido testigo también, con gran asombro, de cómo un gato doméstico callejero se comía a un gallito lagunero frente a mi ventana... 

Todo este maravilloso drama de la vida transcurre diariamente y era antes ignorado porque estábamos concentrados en nuestras labores domésticas cotidianas que tanto nos distraen y alejan del entorno.

Esta experiencia de observación, me fue motivando a tomar mi cámara fotográfica y acá les muestro unas pocas imágenes de esta aventura sin salir de casa. Espero sean de su agrado y los inspire a practicar el sano ejercicio de la observación y la contemplación. Haz clic sobre la imagen que quieras ver más grande.

"Al final, solo conservaremos lo que amamos. Amaremos solo lo que entendemos. Y entenderemos solo lo que nos han enseñado." — Baba Dioum, 1968.

Hembra de chirulí o capa negra

Macho de chirulí o capa negra

Canario de tejado


Tortolita




Querre querre

sábado, 30 de mayo de 2020

REALIZANDO EL MUNDO DANTÁSTICO

En el anterior post presenté el proyecto "Un Mundo Dantástico" y en esta ocasión quiero mostrarles cómo realizo las ilustraciones. 

El proceso creativo comienza por imaginar un personaje que pueda ser adaptado al concepto del proyecto protagonizado por las dantas o tapires. En este ejemplo, les presento cómo hice la ilustración del "Capidanta América". 

Primero dibujo un boceto a mano alzada con lápiz (aquí utilicé una hoja blanca reutilizada). Haz clic sobre la imagen que quieras ver más grande.


Este boceto me sirve de base para depurar la imagen y destacar las líneas que definen mi versión del personaje; a esta segunda versión le tomo una foto que me servirá de base para la versión digital que realizo vectorizando la imagen con el software Adobe Illustration. 



La versión vectorizada es coloreada con el mismo software y de ser necesario le puedo hacer luego algún retoque con Adobe Photoshop. La ventaja de contar con la versión digital es que me permite hacer múltiples versiones según la imaginación. De hecho, para este post quise hacer una versión ecológica del Capidanta para presentar una imagen alternativa y original del personaje.



Este es el proceso que empleo para cada una de las ilustraciones de este maravilloso proyecto. Por cierto, si te gusta ésta o las demás ilustraciones del "Mundo Dantástico", todas están disponibles en versiones en alta resolución que puedes adquirir para imprimir o usar en productos digitales. En mi tienda en Redbubble puedes comprar también una serie de productos con la ilustración de "Kung Fu Danta". Con tu apoyo el Mundo Dantástico seguirá creciendo... De antemano, ¡mil gracias!

miércoles, 29 de abril de 2020

UN MUNDO DANTÁSTICO

Durante este mes estuve trabajando en el diseño de una serie de materiales para apoyar la línea gráfica de un programa de educación ambiental alusivo a las dantas o tapires. En este sentido, un día le mostré el dibujo de un tapir malayo a mi sobrinito de 5 años Mathías ("chispa") y cuando le pregunté qué era, él me dijo espontáneamente "es una danta panda, tío"... Esa respuesta me causó mucha risa, pero él tenía razón, ya que es fácil decir eso por el aspecto de esa magnífica criatura... Ese percance me inspiró a realizar esta caricatura inspirada en la película de animación "Kung Fu Panda". 


Por cierto, si te gusta esta caricatura puedes llevarla en una serie de productos disponibles en mi tienda virtual en Redbubble.

Sin mayor pretensión, vinieron nuevas ideas y así surgió el proyecto de arte "Un Mundo Dantástico", basado en caricaturas protagonizadas por las dantas o tapires.

Aquí les comparto las primeras caricaturas con algunos breves comentarios explicativos. Haz clic sobre la imagen que quieras ver más grande.


Aunque estas criaturas son grandes, robustas y pesadas, en su mundo hay "Dantarinas" que vencen las leyes de gravedad motivadas por la felicidad y la ausencia de complejos... 



¿Le temes a los fantasmas? ¿puedes imaginar una danta fantasma? pues al parecer existen, ¡Así es!

Esa es la creencia de los habitantes de un pueblito del oriente de Venezuela llamado Bergantín en el estado Anzoátegui. Allá se habla de un danto fantasmal, que recorre las calles envuelto en una brillante luz y luego desaparece hacia los cerros cercanos. Esta curiosa creencia sobrenatural me inspiró a pensar que si existen dantas fantasmas, ellas deberían ser llamadas "Dantasmas"... Y si existen los Cazafantasmas en el cine, en el mundo de la fantasía bien podrían existir "Los Cazadantasmas"... Siendo así, este equipo (al igual que su contraparte cinematográfica) estaría integrado por 4 miembros; en este caso las 4 especies de dantas que existen en el mundo: el andino (con su típica boca blanca), el común sudamericano (con su característica crín), el malayo (con su llamativa coloración blanca y negra) y el centroamericano (sin crin desarrollada)...


Esta es la fuente donde leí sobre la danta fantasma en el oriente venezolano:
Franco, Mercedes. 2001. Diccionario de Fantasmas, Misterios y Leyendas de Venezuela. Colección Arcadia. Los Libros del Nacional, Editorial CEC, SA. Caracas, Venezuela. 106 pp.


En el año 3978 el planeta Tierra está gobernado por una raza de tapires mentalmente muy desarrollados que esclavizan a unos seres humanos que carecen de la facultad de hablar... ¡Bienvenido al Planeta de Tapires!



Unas dantas super héroes por petición de mi sobrinito Mathías.

Si te gustaron estas primeras caricaturas te invito a dejarme tus comentarios. Muchas gracias por estar ahí siempre pendiente de mi labor artística.

sábado, 28 de marzo de 2020

MAS MARAVILLAS NATURALES DE VENEZUELA

Si algo tiene de mágico la fotografía es que nunca se sabe cuál será exactamente el resultado de esa imagen que visualizamos en nuestra mente antes de tomarla. Existen factores que uno puede controlar como la configuración de las funciones de la cámara, el encuadre, enfoque, uso de luces artificiales, etc., pero siempre de manera fortuita existirán factores ajenos que contribuyen con el resultado captado en la imagen final.

En el caso de la fotografía de naturaleza el factor sorpresa está siempre presente ya que uno no puede controlar, por ejemplo, las poses de los animales, los tonos y las luces naturales, el color… 

Muchas veces uno sale a fotografiar algo en particular y se topa con otro asunto que muchas veces puede ser más atractivo que el objetivo previsto. La frustración a veces surge también cuando se prevé fotografiar a un animal que nunca se deja ver, por eso siempre se deberá tener una mirada atenta para fijarse en otros atractivos que ofrecen los ambientes naturales… y eso es lo que ofrece Venezuela, infinitas posibilidades para captar las maravillas de la naturaleza.

Siendo uno de los 10 países megadiversos del planeta, Venezuela brinda todo lo necesario para practicar la fotografía de naturaleza sin descanso y con los mejores resultados para deleitar la vista y el corazón de mucha gente.

En esta ocasión les muestro algunas fotos tomadas en esta tierra tropical para invitarlos a reflexionar sobre nuestro papel en este país y en este mundo. La naturaleza cuando mantiene su condición de equilibrio y armonía es la muestra más clara de que debemos considerarnos parte de ella y no un ente ajeno y hostil que insiste en destruirla. Celebremos el privilegio de contar con estos vecinos y compañeros de casa, que ver un oso, una danta, una orquídea, un amanecer, un frailejón sea motivo de felicidad y que despierte nuestro amor por la naturaleza. Haz clic sobre cada imagen para verla más grande.