domingo, 25 de marzo de 2012

Penelope montagnii: GALLINAS DEL BOSQUE NUBLADO

Eran casi las 7 de la mañana en aquel sendero del bosque nublado andino cuando súbitamente escuché un leve sonido entre la vegetación. Me detuve y dejé casi de respirar para observar lo que parecía ser un animal grande. La luz solar aun no llegaba con la intensidad necesaria para aclarar el dosel del bosque. A los pocos minutos de mantener mi actitud de estatua viviente, algo revoloteó en la copa de un gran árbol y pude notar que se trataba de un ave grande. Por la forma de su silueta pude ver que era una pava de monte, pero ¿cuál especie?. Seguí observando atentamente hacia el techo del bosque y poco a poco noté que había más de un individuo, pude contar hasta 6.

Aparentemente, ya había dejado de parecer un peligro para esas aves y ellas comenzaron a revolotear con más naturalidad. Algunas caminaban en las ramas altas con la misma habilidad de un equilibrista. Al rato el sol calentó sus plumas, mientras ellas abrían y cerraban los ojos en señal de placer por la cálida bendición. No obstante, en el sotobosque donde me encontraba, el ambiente estaba todavía frío y se sentía como aire acondicionado al máximo… mi respirar pausado producía un leve vapor. Pude tomar algunas fotografías, sólo para dejar testimonio de aquel encuentro ya que no había casi luz y en consecuencia las fotos eran medianamente aceptables desde el punto de vista artístico. Seguí recorriendo por un buen rato el sendero maravillado con la exhuberante vegetación y las pequeñas criaturas que nunca dejan de sorprenderme (mariposas, hormigas, pequeñas aves…).

Al cabo de una hora, regresé sobre mis pasos y de pronto una pava saltó y voló sigilosamente entre los estratos bajos del bosque. La escena era digna de un documental sobre aves prehistóricas, y me vino a la mente la imagen de un Archaeopteryx.

El ave aterrizó sobre el suelo y comenzó a alimentarse de hormigas y de unos pequeños frutos. Mantuve mi distancia y gracias al lente de 300 mm que llevaba en mi bolso, pude "acercarme" para tomar algunas fotos interesantes. En ese instante ya pude identificar que se trataba de una Penelope montagnii, conocida comúnmente como "pava de monte", "de montaña" o "andina". Sus patas cortas y coloradas, y el pico amarilloso, me ayudaron a identificarla ya que fácilmente puede ser confundida con la especie Penelope argyrotis. Contrario a lo que uno podría esperar de un ave de este tamaño, tan parecida a una gallina (de la cual son parientes junto a las guacharacas y paujíes), las pavas andinas vuelan relativamente bien. A menudo se lanzan al vacío y se desplazan de un árbol a otro, alternando aleteos y planeos.

Las pavas, junto a otras aves como tucanes, cotingas, quetzales, guácharos y torcazas, pertenecen al grupo de las grandes aves frugívoras. Estas criaturas son muy importantes en el funcionamiento de los bosques, ya que son las principales consumidoras de frutos grandes (de más de 1 cm de diámetro), los cuales suelen pertenecer a árboles de lento crecimiento y maderas duras, propios de las comunidades climax. Al consumir estos frutos, las grandes frugívoras ayudan a dispersar sus semillas, las cuales regurgitan o arrojan junto con sus excrementos. Entre los frutos grandes consumidos por las pavas andinas destacan los de diversas especies de Lauráceas (de los géneros Ocotea, Nectandra, entre otros), conocidas como "aguacatillos" o "laureles".

Desafortunadamente, tanto las grandes aves frugívoras como los árboles cuyos frutos les dan alimento, están hoy amenazados de extinción. Las pavas de monte requieren grandes extensiones de bosque para poder encontrar suficiente comida y son los primeros pájaros que desaparecen de una región donde el bosque es talado y reducido a pequeños fragmentos. Los árboles con grandes semillas son perseguidos por doquier para aprovechar sus excelentes maderas y cada vez son más escasos. Por esta razón, cada vez hay que viajar más lejos en las montañas andinas para encontrar comunidades completas de grandes aves frugívoras. Sorprendentemente, la pava andina ha logrado sobrevivir en parches pequeños de bosque, donde otros frugívoros ya se han extinguido. Es posible que esta supervivencia se deba a la dieta variada que ellas tienen, la cual también incluye muchos frutos pequeños, así como brotes tiernos y flores de diversas plantas.

En muchas regiones, la pava andina es perseguida como ave de caza, lo que la ha vuelto tímida y escasa e incluso ha llegado a desaparecer por completo en muchas zonas. Este encuentro fortuito que tuve con una bandada de pavas andinas, me indica que al menos el Parque Nacional Sierra Nevada ha servido para garantizar su supervivencia en algunas de sus áreas. Es una prueba de que cuando se les protege y no se les persigue, ellas pueden prosperar y se habitúan fácilmente a la presencia humana, llegando incluso a volverse muy mansas.

A continuación verán el resultado de este transitar por un sendero del mágico bosque nublado andino. Ojalá ustedes puedan también ser protagonistas de encuentros de esta naturaleza. Haz clic sobre la imagen que desees ver más grande. 


Disponibilidad de Imágenes 
Todas las imágenes (fotografías e ilustraciones) contenidas en esta página están disponibles para su venta en formato digital en alta resolución y en versiones impresas de alta calidad en edición limitada (previa solicitud). Se pueden adquirir los derechos de uso con fines comerciales, educativos o académicos.

Availability of Images
   
All my photos and illustrations shown in this site are available for multiple purposes, especially for publishing, so if you are interested in to get copies and use permissions, don't hesitate in to contact me (e-mail: visiontorres@gmail.com). I look forward to hearing from you soon.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS / SE PROHIBE EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTAS FOTOGRAFIAS SIN LA AUTORIZACION PREVIA Y POR ESCRITO DEL AUTOR. © Denis Alexander Torres.


Para Establecer Contacto
E-mail: visiontorres@gmail.com / torreoso@gmail.com

3 comentarios:

  1. HOLA DENYS, TE FELICITO UNA VEZ MAS POR TU EXCELENTE TRABAJO DESCRIPTIVO, EN ESTE CASO DE NUESTRA "PAVA ANDINA". SABES QUE EN LA BRAVERA, EN MEDIO DEL BOSQUE NUBLADO DE SAN EUSEBIO, TENEMOS UN GRUPO DE PAVAS ANDINAS QUE ALLI HABITAN Y NOS VISITAN CADA MAÑANA, GUARDANDO IDENTICA CONDUCTA A LA QUE NOS DESCRIBES. SEGUIMOS A TUS ORDENES PARA CUANDO DESEES VENIR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cordial saludo amigo Jorge, me alegra recibir su mensaje y saber que cerca de la Estancia cuentan con la presencia de estas aves fascinantes... En cualquier momento estaré pasando por allá para compartir ideas y fotos... Suerte en todo!

      Eliminar
  2. gracias por presentarnos a esta belleza ... (Y)

    ResponderEliminar